A través del proceso de fundición, intenté replicar continuamente la naturaleza y combiné la tecnología moderna como un contraste creativo, mezclando fundiciones “únicas” de latón y aluminio con virutas de torno, cortes láser, ataduras de ferrocarril o materiales agrícolas y automotrices, y estableciendo lo que creo un lenguaje tridimensional distintivo y muy personal. Esta es mi reacción ante el modernismo, el minimalismo y todos los demás “ismos” impuestos por nuestra sociedad de TI, cada vez más despersonalizada, ametrallada por máquinas.

El impacto y la presencia de una escultura y su relación con el entorno no deben ser un cálculo consciente sino más bien una sensación instintiva de equilibrio y espacio, una atracción táctil y una forma de dibujo en tres D. La belleza sensorial de los materiales naturales primitivos, transformarlos de manera original ha sido mi razón básica para existir y continúa brindando un desafío artístico fascinante. Mi último trabajo de vidrio que se muestra aquí ha sido en colaboración con la artista de Steamboat Springs, Jennifer Baker.